"Miedo y luces"

Es de noche y vuelvo a casa, solo, como siempre, caminando lentamente con la música de fondo en mis oídos miro con mil ojos cansados mi alrededor, luces azules, luces rojas, luces blancas, luces de noche tras de mi, tengo miedo a ciertos colores. Aprieto el paso y miro atrás, no hay nada, solo mi mente temerosa a ser castigado por llevar el sabor de la libertar en el bolsillo a cinco monedas el gramo.

Pasa un coche y le miro desafiante, falsa alarma, es un taxi con su taxista y sus ganas de terminar la jornada; aun así me ajusto la capucha, no quiero que la noche me vea la cara, tengo ojeras, los ojos rojos y el pelo revuelto. Sigo andando, hoy el camino es más largo de lo normal, será que voy pensando en tantas cosas y será que mi cuerpo o anda o piensa, y me siento en una valla para descansar, hoy hay luna llena; abro el bolsillo y me lío poesía seca con algo de tóxico tabaco; empiezo el camino de nuevo, ya queda menos, a lo lejos veo mi casa, y luces azules que me asustan de nuevo, otra vez fruto de mi imaginación, hay algo oscuro en todo esto, serán mis pulmones...

Entro en mi portal y busco las llaves, ahora a salvo de las luces ya puedo dormir en paz, apago la música y abro la cama, tengo los pies fríos y tardaré en desvanecerme entre sueños y delirios, pero no os preocupéis por mí, ahora ya no hay luces, ni rojas, ni azules, solo tranquilidad.



Escrito en Zainit-Aak.

El árbol de la paz.

Perros de dos cabezas
enfrentadas
ladrando sin parar.
Oigo gritos a mi espalda y
sirenas de policía;                                                       (alguien grita ¡AGUA!)
lo he vuelto a hacer, y
                                                 soy libre.
Medusas enserpentadas
dejan
mi cuerpo de piedra,
mis ojos ven sangre                           en                         mis manos desnudas;
lo he vuelto a hacer, y
                                                 soy libre.

Consigo correr,
llegar,
y subir
a mi árbol de la paz;
desde ahí arriba veo a la sociedad
criticarme desde
abajo.
Si estoy aquí estoy seguro,               solo oigo el viento chocar
                                                                                                                                          contra las hojas
y
el borboteo de mi pipa
de agua                                                                      (hoy sabe a fresa).

Debería bajar y trasplantar mi árbol
de la paz
ahora que                     ya saben dónde está

(mi libertad).




Escrito en Nörground.

"Humanidad"

Vuelan gaviotas de plástico en un cielo de azufre,
peces de hojalata nadan muertos en un mar de petróleo y radiación.
Osos polares con bikini toman el sol en playas                                  de antiguo hielo,
ejecutivos disfrazados de hombres rana siguen haciendo negocios en sus ciudades,
ahora,
sumergidas;
montañas de basura con cumbres inalcanzables desafían a escaladores sin escrúpulos
ni olfato.
La enferma madre naturaleza                                        se esconde
bajo mantas de CocaCola y antihistamínicos de Bayer, 
a nadie le importa,
esto no sale en la pantalla de nuestros Iphones,
ni en la página principal de Google,
ni siquiera en el volante de nuestros coches de alta gama.


Los animales hacinados en granjas supermasivas,
los campos llenos de plantas antinaturales                 y
los caladeros desiertos
intentan abastecer a una humanidad voraz de sí misma;
un virus mundial que
solo terminará
cuando
              no quede nada.


Escrito en Zainit-Aak.

Nata y lencería negra.

… sumerjo mi cabeza en su ropa, su olor impregna mis sentidos evadiéndome más que la heroína, la imagen de tu cuerpo desnudo acaricia el mío, me quedo inmóvil mientras los aromas que desprende el recuerdo de lo que ahora es mi soledad invaden mi cerebro contaminado por tardes de domingo sin amor ni humo…


… pipas de agua en la bañera, floto insomne boca abajo esperando que vengas a salvarme, una burbuja de sustancias vaporizadas hace de trampa y de reclamo para mis pulmones, se que hoy no me sacaran de este estado, y que tu perfume solo será desprendido por el pañuelo agitado para mover tu recuerdo por la habitación...

... nata y lencería negra, el rubio de tu pelo mezclándose con el mio algo más oscuro, vueltas de campana en la carrera de llegar los dos a la vez, mi única medalla son tus pechos, la tuya un mordisco en el culo por hacerme correr... el escenario es un campo de guerra en el que no hace falta actuar para atacar, susurras cosas en mis oídos que en otra circunstancia no dirías...
Mis pupilas oscuras brillan felices al reflejo de las tuyas, besos, caricias, los dientes se clavan en la piel del otro, todo es recíproco, y una vez más, te dejas caer sobre mí, te abrazo... (aire)
... abro los ojos... 
... estoy solo...


... supongo que habré vuelto a masturbarme después de haber respirado tu lujuria en recuerdos de amapolas...



Escrito en Luxcersen.

Sopa de Sepia.

Desperté
en un mundo que no era el mío,
mis amigos estaban muertos               y sus cenizas
pintaban mi piel de recuerdos.
Empecé                          de nuevo,
todos los caminos eran de piedras
                afiladas
y cristales             rotos,                  pero seguí caminando;
gatos negros y pardos me escoltaban
como una peculiar sombra de terciopelo.
Miles de fantasmas antiguos
me seguían,                                                         -recuerdos femeninos-
y mis manos manchadas de tinta daban de comer a sus historias.


Sopa de sepia
y
papel rasgado,                pergaminos nunca escritos                    que
ahora verán la luz en un mundo                                acabado.


Caminar y escribir el día
de noche y
la noche                       pasarla
a duras penas
con ojeras                                 de mapache y
ojos rojos                                  de serpiente,
despertando tras el letargo                             ,cada día,
en una posada diferente.



Escrito en Nüoshöm-Wull.