El árbol de la paz.

Perros de dos cabezas
enfrentadas
ladrando sin parar.
Oigo gritos a mi espalda y
sirenas de policía;                                                       (alguien grita ¡AGUA!)
lo he vuelto a hacer, y
                                                 soy libre.
Medusas enserpentadas
dejan
mi cuerpo de piedra,
mis ojos ven sangre                           en                         mis manos desnudas;
lo he vuelto a hacer, y
                                                 soy libre.

Consigo correr,
llegar,
y subir
a mi árbol de la paz;
desde ahí arriba veo a la sociedad
criticarme desde
abajo.
Si estoy aquí estoy seguro,               solo oigo el viento chocar
                                                                                                                                          contra las hojas
y
el borboteo de mi pipa
de agua                                                                      (hoy sabe a fresa).

Debería bajar y trasplantar mi árbol
de la paz
ahora que                     ya saben dónde está

(mi libertad).




Escrito en Nörground.

No hay comentarios:

Publicar un comentario