Nata y lencería negra.

… sumerjo mi cabeza en su ropa, su olor impregna mis sentidos evadiéndome más que la heroína, la imagen de tu cuerpo desnudo acaricia el mío, me quedo inmóvil mientras los aromas que desprende el recuerdo de lo que ahora es mi soledad invaden mi cerebro contaminado por tardes de domingo sin amor ni humo…


… pipas de agua en la bañera, floto insomne boca abajo esperando que vengas a salvarme, una burbuja de sustancias vaporizadas hace de trampa y de reclamo para mis pulmones, se que hoy no me sacaran de este estado, y que tu perfume solo será desprendido por el pañuelo agitado para mover tu recuerdo por la habitación...

... nata y lencería negra, el rubio de tu pelo mezclándose con el mio algo más oscuro, vueltas de campana en la carrera de llegar los dos a la vez, mi única medalla son tus pechos, la tuya un mordisco en el culo por hacerme correr... el escenario es un campo de guerra en el que no hace falta actuar para atacar, susurras cosas en mis oídos que en otra circunstancia no dirías...
Mis pupilas oscuras brillan felices al reflejo de las tuyas, besos, caricias, los dientes se clavan en la piel del otro, todo es recíproco, y una vez más, te dejas caer sobre mí, te abrazo... (aire)
... abro los ojos... 
... estoy solo...


... supongo que habré vuelto a masturbarme después de haber respirado tu lujuria en recuerdos de amapolas...



Escrito en Luxcersen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario