Sopa de Sepia.

Desperté
en un mundo que no era el mío,
mis amigos estaban muertos               y sus cenizas
pintaban mi piel de recuerdos.
Empecé                          de nuevo,
todos los caminos eran de piedras
                afiladas
y cristales             rotos,                  pero seguí caminando;
gatos negros y pardos me escoltaban
como una peculiar sombra de terciopelo.
Miles de fantasmas antiguos
me seguían,                                                         -recuerdos femeninos-
y mis manos manchadas de tinta daban de comer a sus historias.


Sopa de sepia
y
papel rasgado,                pergaminos nunca escritos                    que
ahora verán la luz en un mundo                                acabado.


Caminar y escribir el día
de noche y
la noche                       pasarla
a duras penas
con ojeras                                 de mapache y
ojos rojos                                  de serpiente,
despertando tras el letargo                             ,cada día,
en una posada diferente.



Escrito en Nüoshöm-Wull.

1 comentario:

  1. Venía a darte las gracias por leer y comentar en mi blog!
    Una entrada muy inspiradora, besos.

    ResponderEliminar