No es amor, es solo sexo.

Una mesa que imita falsa madera separa nuestros cuerpos, no puedo evitar no mirarte,
siempre estuviste ahí, tan bella y frágil,
tan infantil e inocente,
tan dominadora, tan asustada, tan perdida en tu mundo
y tan concentrada en desaparecer
llamando la atención.

Tus medias y tu falda, tu sonrisa rota de perlas blancas
No es amor, es solo sexo,
es tu voz y el dorado de tus pelo,
son tus labios
demasiado lejos del los míos...

Esta noche me volveré loco.
No sé qué pasaría si te muerdo el cuello mientras dibujas,
quiero arriesgarme,
quizás sigas sin mirarme pero
hoy no duermo
si no es entre tus piernas.
Eres perfecta mientras acumulo frases una detrás de otra imaginando que me vas a leer,
aunque sé que la única tinta que ves es la de los tatuajes de mi espalda.

Te paseas por la habitación
deslizándote entre los muebles con una gracia felina,
no puedo dejar de mirarte,
tienes mi jersey y sigues con frío,
déjame abrazarte, sabes que soy el único,
mi jersey y tus medias,
eres perfecta,
hoy no me conformo con mirarte,
eres mi código braille,
muerde mi pluma y déjame escribir en los lunares de tu cuerpo.

... sonríe y siéntate conmigo,
la luz está fundida,
mis labios reconocen los tuyos,
tus brazos rodean mi cuerpo,
no es amor, es solo sexo, y tú...
...
...tú lo eres todo.

Escrito en Luxcersen.

Ensayo musical número rojo.

Ven conmigo junto las estrellas y abre la puerta cerrando los ojos.

Muchos cuadros sobre el océano,
aquí aquí,
frente las estrellas;
¡Oh!
a veces eres tan expendida cuando estoy contigo.
Cierra los ojos y nunca vuelvas atrás,
                                                               conmigo,
vive el tiempo en un segundo,
solo uno,
una vez más;
donde los camiones y los coches chocan sin pasajeros.

Di adiós sin llorar
una vez más,
ahora,
tú,
vuelve a caminar con tus piernas de madera.

Ahora que te recuerdo cuando nunca nunca lo hice;
soy viento, mi amor.
En mis sueños hay sentimientos que dicen adiós
al otro lado del camino,                                             hay luz de sol y
estrellas apagadas,
pero no hay confianza en tus bolsillos.
La estoy buscando, y un puente para cruzar,
contigo,
una vez más.
Y llevarme esos cuadros sobre el océano,
frente las estrellas,
tranquilo,
en silencio,
contigo,
sin llorar,
una vez más.

Escrito en Nörground.

Tu primera vez.

Te robé,
consentido,
tu virginidad.

Te desnudé, poco a poco,
intentando no romperte,
parecías tan frágil,
antes de tumbarte en mi cama temblabas.
Te besé todo el cuerpo mientras tu vello se erizaba
y tu piel se estremecía.
Tu ropa interior impregna ahora de tinta y flujo
mis hojas.

Cenamos nuestros cuerpos,
el uno el del otro,
tu perfume y tu sabor aún me perturba al pensar, sin querer, en ti,
mis sabanas aún tienen la forma de tus pechos,
pequeños,
perfectos.
Y entre caricias y besos lo hicimos
despacio,
lo hicimos, no por amor, pero lo hicimos,
y explotaste cien veces mirándome a los ojos,
respiraste mi nombre y te intenté besar pero
al terminar te levantaste,
te vestiste,
y te fuiste sin mirar atrás,
como si lo hubieras hecho
mil veces ya.

Y ahora ni nos miramos por la calle cuando nos vemos
dos veces
al año.

Escrito en Luxcersen.

Aquella noche en la que discutimos.

Aquella noche discutimos y
te fuiste corriendo.

Y ahora, ya no me acuerdo por qué lo hicimos,
solo se que
me quedé muy quieto,
mirándote ir,
marchar,
con el cigarro consumiéndose                                en mi boca
hasta que me quemo el labio
y suelto una blasfemia,
no se si por la quemadura
o por el hecho de
no dormir juntos esta noche.

Y mis gafas de sol de medianoche
esconden lágrimas
vergonzosas, impotentes,
lágrimas que no tocarán el suelo por el ahora corres alejándote,
marchando,
corriendo por el suelo que ahora sujeta la colilla que antes quemaba mis labios.

Un avión traza una linea blanca                                  en el cielo,
pero no la vemos,
es de noche, y
discutimos,
tú por ser demasiado lista,
y yo,
por demasiado egoísta.

Escrito en Zainit-Aak.

Futura descomposición.

Violines,
                                                     y una gorda cantando raro,
eso quiero que suene si algún día
me entierran;
si no el arrullo de las olas
de un mar que me acogerá
en forma de ceniza
compuesta de
vida muerta,
madera y
un traje estúpido
corto de mangas.

Tampoco vengáis muchos
parecería hipócrita y
soez,
sería de mal gusto
por vuestra parte
asegurar mi muerte con
un pésame fingido
a quien esté llorando(me)
con algo de sentimiento.

Escrito en Koiræ.

Canción de amistad, navidad y putas.

Soledad y fiestas,
luces de navidad rotas flotando en botellas de alcohol vacías,
soledad en fiestas y
ese sentimiento de que todo empieza como acaba;
mal.

Trajes y corbatas
y tacones y medias negras,
aparentan ser lo que no son con algo de maquillaje dorado...
Hielos,
vodka,
y whisky, como los grandes poetas,
y putas ligeras de ropa y de moral,
como las que pagan los grandes poetas.

Amistad,
siempre la amistad,
la falsa amistad, y los abrazos,
y los puñales.
(recuerdos de acero)
Morimos solos porque nos abandonan,
la noche os/me traiciona,
copas y risas fingidas... no todos sois
como yo, mejor,
el mundo se acabaría mañana.

Pasear, caminar, correr y andar,
recorrer cada recoveco de mi mente, enferma,
despertar sin haber dormido...
soledad y fiestas,
soledad en fiestas,
soledad sin fiestas,
soledad en solitario,
soledad sin descripción, y
sin ganas de describir.


-["soledad y amistad y putas"]-

Escrito en Zainit-Aak.

Una flor azul para mis amigos.

Relájate, todo está en calma sobre esta superficie inconsciente,
mis brazos siguen donde han estado siempre,
tras de ti,
para poder sujetarte.
Ya no hay ningún ritual para besarte.

Una flor azul para mis amigos,
sauces en llamas,
piras de libros antiguos,
criaturas de la noche,
un resurgir del sentimiento arcano,
luces entre nubes,
naturaleza muerta en un jarrón de barro.

Tus ojos y tu boca,
tu cara, tu pelo,
tu olor y tu voz,
tus manos y tus piernas,
tus curvas, tu cuerpo
tu todo y mi nada,
la razón de mi vida está delante de tu espejo.

Escrito en Koiræ.

Carta a una exnovia ya olvidada.

Hacía tiempo que no pensaba en ti pero alguien me recordó ayer tu nombre, un nombre que ya no recordaba, un nombre que ya no evoca sentimiento alguno, tan solo indiferencia y sospecho que estupidez por mi persona a la que no culpo por dejarse llevar por pasiones adolescentes que no tenían fin... Ocultar tu/mi/nuestro pasado es algo que no logro, pero supongo que ya no importa, al menos no mucho, ya voy olvidando nuestras historias sin darme cuenta ¿serán las drogas o la presencia de alguien que te supera? no se... creo que ahora a ninguno de los dos nos importamos y eso está bien, dejar que muera como tantas otras cosas y actuar como si no hubiera pasado nada, ahora los dos estamos bien como estamos, y eso está bien.
No cuentes a nadie que ya no estás entre mis cuentos no escritos, simplemente sal de ellos cuando deje de escribirlos, la inercia de tu inspiración murió hace tiempo y si nadie te recuerda yo tampoco lo haré.


Escrito en Koiræ.

Salir a correr.

Correr sin parar, como pollo sin cabeza,
sin ninguna certeza del lugar en el que tengo que parar,
kilómetro ochenta y nueve,
correr, con la música tan alta que
no oigo los coches que pasan rozando mi cuerpo
mientras pitan y me insultan.
No son los únicos que lo hacen.
Correr para intentar olvidar
y relajarme,
e intentar que me atropellen, total...

¡MÚSICA!
... cortina de humo negro,
luz final de túnel, apagada,
estoy tumbado en mi cama gritando socorro con los labios cosidos
con indiferencia,
no se oye nada, no hay nadie que pueda oírlo,
música
de la que suena cuando se destruyen los edificios viejos,
la que suena cuando me tapo los oídos
y
pienso en
[...]
y pienso en
[...]
y pienso en
[...]
y de pensar me pongo enfermo
y toso, quizás por el tabaco,
quizás por mi estupidez post-adolescente,
quizás
por no salir a correr lo suficiente.

Escrito en Koiræ.

Trenzas y poemas.

Y sentado en mi cama mientras escribo                                                                                      poemas
te miro
sentada en mi silla mientras te haces esas trenzas
                                                                                               que me vuelven loco,
y te escribo                                                                                                                                  poemas
mientras reímos y nos miramos cómplices.
Acabamos de hacer el amor,
y probablemente repetiremos en cuanto acabes de hacerte
esas trenzas
                                                                                               que me vuelven loco.

Son las siete y media y el sol se a escondido,
es Diciembre y llueve
y hace frío
y viento
y tengo la ventana abierta
y las farolas de la calle
                                                       hacen tenue tu piel
y las farolas de la calle
                                                       resaltan tus ojos.


Te muerdes las uñas
y juegas con el pelo,
me pones caras
y me enamoro
un poco más
de ti.


Y te miro sentado en mi cama,
mientras escribo.
esperando a que vuelvas
con esas trenzas
                                                                                             que me vuelven loco.

Escrito en Luxcersen.

Ruido, porno y flores.

Ver porno
para inspirarme,
una pared llena de ruidos.

Te mandaré flores;
la floristería está cerrada,
te las mandaré
mañana.
Supongo que estarás en casa
sin hacer
nada,
y podrás recogerlas,
si abres la puerta.

Rosas,
no se dé que color aún,
pero rojas no,
no es el momento;
cuando las compre serán
para mí,
nunca me regalan flores.
Será porque la floristería está
cerrada,
me las compraré
mañana.

Ver ruidos para
inspirarme,
una pared llena de porno.

Escrito en Zainit-Aak.

No tiene solución.

Suena música y
voces en mi cabeza,
hacen un concurso de volumen,
nadie quiere perder,
grito yo
                                                 también,
y pierdo
                                                 con mi mal perder,
rompo folios, subo
la música, suben las voces
al segundo,
siguen sin dar su brazo a torcer,
y vuelvo a
perder
                                                con mi mal perder.

Lloro, solo, como siempre,
y escribo esto que
jamás será leído, o,
al menos, reconocido;
mi forma de vida no remunerada,
ni solicitada,
ni agradecida,
ni consentida,
mi forma de vida
anónima y muerta
en silencio                                                como siempre.

Apago la música,                                                                                                                        -es tarde-
las voces empiezan ahora a cantar,
me tumbo en el sofá nuevo,
no tengo fuerza para subir a la cama,
además
creo que
ya está ocupada...

[...] estoy perdiendo mi vida,
                                                               con mi mal perder.
Algo estalla dentro,
mi cabeza cae
y el cuerpo la sigue;
he perdido el conocimiento,

                                                            con mi mal perder.

Escrito en Koiræ.

Tazas de café nocturno.

"Corríamos por la nieve con
los pies descalzos
y la nariz fría,
gritabas mientras yo escupía muerte blanca
en forma de humo.
Pasteles de chocolate
y de crema en tazas calientes de café
nos esperan lejos"
                                                                                                                                            (recuerdos)

¡Corre!,
corre...
quiero llegar antes de que se rompan mis pulmones.

Otra taza de café,
como todas las noches que paso en vela
escribiendo
y delirando,
a menudo más veces lo segundo;
últimamente ocupo mis manos en mis genitales y
solo tengo espacio para imaginar...

Carreras en medias de musas y
diosas ficticias con un mismo rostro,
curvas y marcas de goma que borran su
perfección
y la las acercan a la realidad
                                                                                                                                               (sueños).

Otra taza de café,                                                                      esta vez sin azúcar y
sin pastillas rojas.

Elucubraciones y majaderías fruto de
un inconsciente beso al espejo.

Escrito en Zainit-Aak.

Un chute bohemio.

Supongo que esta es la regresión a las drogas que tanto anhelaba;
                                                                                                                                                en parte
producida por las constantes ganas de cometer un homicidio,
no sé si sobre mi persona o                                                                     sobre la tuya;
pero supongo,                                                                                         y solo lo supongo,
que ahora que tengo sopa de sepia en las venas
y el exterior está colapsado
por la lluvia
no importa si me evado
para no pensar en ti
o si lo hago porque sé que te molesta...

... un chute bohemio de alguna droga elitista,
sin motivos ni tetas inyecto escoria en mi cuerpo,
cierro los ojos y me desvanezco,                               siempre es así...

Una alfombra roja llena de cigarros vírgenes...
me masturbo,
hago caca,
como algo y
vuelvo a cerrar los ojos,
la metralla en mi cerebro hace el resto;
el humo blanco que siempre vuelve
me acuna.

... pierdo la lengua
y la mañana,
no soy capaz de seguir escribiendo                                                     y grito,

así de simple y burdo,
así,
emitir sonidos en alta voz,
indescifrables,
inentendibles;

pero qué más da,
soy un ovillo químico envuelto en pesadillas y alucinaciones...


Escrito en Nörground.

El sexo anal está de moda.

Abro Internet
buscando alguna fantasía sexualmente virtual;
chicas casi irreales, haciendo
                                                              cosas casi imposibles.
Rubias, morenas, pelirrojas, asiáticas, negras,
tatuadas, jóvenes y viejas,
y rasuradas y sin rasurar,                                                                               no hay termino medio,
y un sin fin más de abrumadoras posibilidades.

Busco algo de mi agrado en esta noche
solitaria
en la que me ha vuelto a ocupar aquel oscuro y viejo trabajo manual.

El sexo anal está de moda.

Anuncios
para alargar mi pene,
para concertarme citas con las novias de otros o
para mantenerme erecto el pene pene una vez alargado.
Colegialas, monjas, mecánicas, profesoras, deportistas, modelos, madres…
hay miles de perversiones posibles.

El sexo anal está de moda.

Me decido
por una chica rubia,
caucásica,
de grandes pechos y una flexibilidad alarmantemente excitante.
En el hombre solo me fijo para imaginarme en su lugar.
Y si, me masturbo.

El sexo anal está de moda y
todo se reduce a eso.

Acabo cuando termino,                                        algo más vacío que antes
y                                                                                   algo más satisfecho.
Odio mis noches solitarias,
pero no que el sexo anal esté de moda,



Escrito en Luxcersen.

"Música de la de nuestras madres"

... y de repente se olvidó de mí,
como si un ángel se hubiera llevado su mirada;
se alejó con su vista fija en el horizonte...                                 bueno...
no se acercó siquiera a saludar...
y de tanto mirarte me enamoré de otra que siendo tú dejaste de serlo...

Nubes naranjas sobre azul cielo azul,
música para bailar abrazando el aire frío e inhumano,
ojos verdes                                                                             (¿de quién?, mi imaginación, supongo),
luces descoloridas y árboles de fondo,
música de la de nuestras madres                                                                 (antigua, seré respetuoso),
fantasmas del pasado cercano con sonrisas hipnóticamente confusas.
Pero no los veo, tampoco quiero,
pero estoy enfadado,                                                                           aunque sonría,
pero me siento solo,                                                                            aunque esté rodeado de personas...

Has dejado de ser la chica que me pisaba en los conciertos.

Buscarme la vida para sobrevivir a tus caprichos de inmadura adolescencia mal llevada,
buscar compañía solitaria para saltar
rodeado de eufóricos
y efervescentes desconocidos entre música y
humo de porros ajenamente familiares.

Volver por volver a casa,
esta vez me traen,                                                                         no estoy para volver solo,
no me gusta volver a estar solo...
Me pitan los oídos por el volumen de la música.

Escrito en Zainit-Aak.

Braguitas pistacho.

...
sus braguitas pistacho,
su sonrisa tonta,
sus ojos verdes,
su carita blanca,
su estupidez inocente,
su melena rubia,
su madurez inconsciente,
su despiste emocional,
su impaciencia irreverentemente,
su boca perfecta,
su locura imperfecta,
su ella en sí misma
...

Escrito en Luxcersen.

Bares para otros.

Otra noche en la que mi juventud
                                                                                                                                                   se escapa,
entre copas y cervezas
                                            (de otros)
me asfixio y me consumo
sin poder hacer nada
                                            demasiado ocupado en atender la
diversión de otros.

Soledad aislada detrás de todos,
siempre pendiente de que nada os falta                                                                                      mientras
me vacío,
no importa,                   supongo,                                                                                   tampoco tengo a
nadie
que inmadure                                 conmigo las noches.

Soledad dentro y fuera                                                     de
una cárcel con la música alta,
sonrisas fingidas y                                                                                         algún gilipollas que
                                                                                                                      se pasa de gracioso.

Condena sin fin en la que envejezco                                                             más de lo que
me corresponde,
                              más de lo que ya era,
juventud perdida                                                                                             y dinero que
                                                                                                                        no llena los bolsillos
                                                                                                                        suficiente,
debería dejarlo,
pero aunque lo beba sólo,

                                             el whisky es gratis
                                             y las putas muy caras.


Escrito en Zainit-Aak.

Unas cuantas gominolas.

[...] cuando te intentas levantar es lo peor,
tu cabeza va varios centímetros por detrás de tu cuerpo,
y una especie de mano invisible                                                    te empuja
y otra                                                                                              te levanta,
como una especie de pulso al equilibrio,
                                                                                                                               y vuelves a caer.
[...]
Hoy no hay humo blanco,
solo unas cuantas gominolas para niños
                                                                 grandes melancólicos de diversión.

Estoy lejos de casa,                                          en silencio y a oscuras,
sin apoyarme en las paredes y con los ojos abiertos             [...]               es como si miles de seres
diminutos de planos diferentes que no puedo ver
me empujaran en medio de una oscuridad tan densa                                         que no puedo verme;
me siento cansado y mareado,
floto,
los seres me envuelven como un manto pesado,                            como una camisa de fuerza invisible.
                                                                             [...]
Y sentado en la casa de los mil grados
veo sombras con sonido,
explosión de luz,                                 una cárcel,
soledad,                                               todo se acerca y
                                                            se aleja rápido


Escrito en Nörground.

"Ojos de colores"

(Limbo yonki)

Ojos verdes, grises, azules, amarillos, rojos,                                         tienes
ojos de colores.
Ojos de serpiente en el zoo de mi espejo.

Demasiado cansado,              dormido,        despierto,            activo,            pasivo para dormir...

¡Rápido!, ahora que no pueden vernos,
                                                               polvo de hada,
                                                               rojo,
                                                               puro,
mejor que el sexo
y que cualquier sentimiento de
tranquilidad, felicidad, seguridad o amor.

¿Melancolía?                                                    ya no recuerdo esa agridulce
                                                                         sensación...

Donde queda el escritor de
historias grises y
putas de ojos de colores                                                                    -como él-,
whisky marrón
y verde hierba seca
como sus pulmones.                                          Es
hora de volver a casa;
un saco lleno
de gatos
callejeros
y pantalones sucios.
Aún queda media tonelada de kilómetros,
creo que volaré hasta que
me sienta cansado...

Bosques de eucalipto con olor a
lluvia
-paz-,
no eres el tema de conversación mental.



Ojos de serpiente,
ojos de yonki,
ojos de mapache,
ojos de llorar,
ojos de borracho,
ojos de colores,
rojos,
grises,
amarillos,
rojos,
verdes,
azules,
rojos,
marrones,
rojos,
rojos,
rojos...

Escrito en Nörground.

El anillo que ya no te pones.

Me acuerdo cuando te ponías guapa                                             para mí,
y me venias a ver;
                                                
  
               Y ahora me dejas solo,
                                                                                        en una ciudad que no es mía,
para irte a otra sin pensar en mí.
Con escusas
y palabras vanas de consuelo                                          te alejas,
y no parece importarte,                                                    y no lo hace,
mi soledad.


Y ponerte guapa la noche
pero no para mí,
y quitarte el anillo                                                     que ya no te pones,
y ponerte tacones,                                                      que nunca te pones,
y probar mil licores,
y decirme que no hay más actores,
y decirme que                                 "si"
que                                             "tranquilo,
                                                     no llores",

Y creerte que vives,                                                                                                       (mentira)
diferente a todo,                                                                                                             (mentira)
y creerte libre,                                                                                                                (mentira)
                                                                                                           
apartada de mí,
y creerte que vives más,
sin mí.


Escrito en Zainit-Aak.

Fumar en la terraza.

Fumar en la terraza
                                a principios de diciembre,
                                el suelo esta mojado y la ceniza
se la lleva el viento.
Hace frío
pero el humo calienta mis pulmones,
                               una sensación de tranquilidad me evade                                    y me aísla,
                                                                             el humo blanco también se lo lleva el viento.
El suelo esta mojado
y mi cuerpo                                    ahora también.

Tranquilidad absoluta.
Luz de farola y coches
que dejan sus sonidos al pasar, y son tapados por
el tren que llega                             tarde                    como de costumbre                       a ningún lado.
A mí nadie me espera
y por eso estoy aquí                                     solo.
Mis pulmones están calientes y tengo la boca seca,
                                                                           las palabras también se las lleva el viento.
Y grabo esto en la vieja grabadora de cassette.

y miro el cielo despejado                                               con los ojos llenos de lágrimas
no sé si del humo blanco                                                                           o de soledad.
                                                                          el viento también se lleva mi alma
y me quedo vacío
con los pulmones calientes
y el cuerpo mojado
y los ojos llenos de lágrimas.
                                                                                        Es hora de entrar en casa


                                                          y despertar.

Escrito en Koiræ.

"Reflexiones"

Cansancio
vidas sin futuro                                                                         aparente
que siguen sin cambio alguno,
se monótonizan en ciclos de tiempos iguales
y
se consumen                                  y
me consumen.

Y miro el horizonte,                                                  sin suceso alguno,
me atrae hacia su oscuridad
permanente                                                                 y allí me retiene.
¿Qué puedo hacer?
                                                  Cansancio,
                                                  vida muerta.

Oscuridad y sueños aún por despertar.


Escrito en Koiræ.

Otra noche desfasada.

«Solo un segundo desliz;
me daba igual pelo rojo, 
piel blanca o
limón.»

Escribo esto dormido, en un estado de somnolienta consciencia.
Empiezo a tener miedo de las sombras, y
las sombras lo tienen de mí. Ruedo
por la cama envuelto en mantas y sudores,
miles de imágenes confusas me engañan en mi cerebro.


«Una casa en lo alto,
vamos juntos a la escuela,
hoy toca cambiar el camino, ¡CORRE!
entra en mi invisible tienda de campaña, ¿Donde es está?,
las luces azules te dan el alto,
¡CORRE!»

Estoy contento por haberte visto hoy,
Simon dice que eso no es bueno,
pero en realidad no hay ningún por qué.

Me aprieto los ojos para ver luces naranjas,
desnudo mi alma en la ducha y
el jabón que
escurre
es negro y plateado.

Pequeñas posesiones placenteras, nocturna
evasión a los brazos de un ente,
espero,
femenino.



«Nos tumbamos
en mi habitación, algo ocurre y
te desnudas.
Estoy demasiado nervioso para seguir despierto»

Son las nueve de la mañana y,
aparte de estar empalmado,
estoy sonriendo.



Escrito en Nüoshöm-Wull.

Poetas sin futuro.

El recibo de la luz me obliga a
salir de noche y
vagar a oscuras
calles empedradas llenas de meretrices
que se venden a gritos y silbidos
como quien vende fruta madura los domingos
en la plaza.

Damas de la noche, frágiles criaturas
sin alma,
jamás entraran en el cielo, tampoco quieren,
y poetas sin futuro, borrachos,
sin mucho que ofrecer, sin mucho que poder
pagar; compañía por letras y
algo de yerba húmeda.

Allí todos nos juntamos,
como gatos callejeros en busca de
comida y una buena
ducha, y un lecho y
un vaso de leche
con galletas.

Escrito en Zainit-Aak.

Una amapola entre tu pelo.

El amanecer de los cinco soles nocturnos fue eclipsado por una solitaria luna azul; había madrugado en vano
y solo para ver unas esferas de fuego que encima se habían ocultado...


… sigo teniendo uno de los dados en la mano,                                            todo sería más fácil
si tuviera una piedra.
Me volvería a atar las converse si tú te quitaras esos tacones.

Podría tener una conversación en la que
mis preguntas
se respondieran                                     solas,
pero supongo que esta es la historia de un chico
demasiado extraño como para poder dejar de quererte…

Tan efímera es la felicidad como la realidad que te la otorga.
Sustituir sustituciones de sustitutivos para intentar sustituirte por otra;
amarte en silencio mientras espero quererte a voces…
rodilla al suelo, mirando al cielo y sin poderte decir ”te quiero", una amapola entre tu pelo,
todo se deshace                                 ,como un sueño,
llorar de nuevo
las mismas lágrimas de años atrás,
intentar olvidarte y oler tu perfume en el viento.

Ya está cerca,                           todo es el final,
                                   nada empezó nunca por lo que no puede terminar,
historias lejanas demasiado escritas.

Dejar flotar la mente entre planos astrales diferentes                          viendo la verdad
como es,                   como tú la ves,                            como tú quieres que sea...


Cortocircuito en mis neuronas, fuera de la red eléctrica
no podía hacerlo,             tenía que dejar de pensar,                                    todo se acerca al fin…
                        cuando todo estalle me gustaría recordarte como algo más que otra madrugada
solitaria.
Cerrar los ojos como si no pasara el tiempo,
abrir la boca para mentir que miento,
despertar lejos...                                                              todo sigue quieto...




… y después de todo, ¿con cuál de ellas te quedarías?


Escrito en Nörground.

El Gato.

Me he despertado con un gato en el pecho,
grande,
suave,
con una fuerte respiración parecida a la mía.
He estado un rato acariciándole la cabeza
mientras
pensaba en convivir con él, o con uno parecido.
le doy un par de caladas a mi lengua,
todavía sabe a lo de anoche.
Me siento y
el gato vuelve a venir a mí,
se sienta a mi lado y
me mira,
parece un buen compañero,
lástima que no pueda cocinar.

Escrito en Zainit-Aak.

"La hija de la vecina"

"La hija de la vecina",
no se por qué la llaman así si
ella también es vecina,
sería más lógico decir
"la niña del quinto",
la niña esa que no saluda a nadie más
que
a mí,
o
la niña esa que se parece a esa actriz tan de moda.

"La hija de la vecina" pasa
silenciosa
por el portal,
me sonríe sin
mirarme,
de una forma
tosca,
como si le diera pereza hacerlo.
Me paro,
me giro para verla
pero ella
nunca
mira atrás.
"La hija de la vecina" no
tiene esa voz angelical, ni
tiene esos ojos color deseo, ni
tiene esa sonrisa con la que me sonríe.
"La hija de la vecina" no
vive en el quinto, ni
vive en mi portal, ni
es hija de mi vecina.

"La hija de la vecina" es
esa niña esa que se parece a esa actriz tan de moda que no saluda a nadie más
que
a mí.

Escrito en Zainit-Aak.

Correr para ser libres.

Memoria de mí mismo. Encerrado
en mi cabeza tengo
el origen del caos; bestias
salvajes que corretean por el ártico tacto de mi
piel. Soles que explotan
al chocar contra sus reflejos en el mar. Voces.
Botes de cristal vacíos, algún día
estaré dentro de ellos
escondido en sombras de hojalata, veo
recuerdos que ya no lo son.

"Correr para ser libres,
correr porque nadie lo es"


Escrito en Koiræ.

Bragas de encaje.

He jugado con tu pelo,
he desabrochado,                      con la boca,
tu sujetador
y he hecho cumbre en tus pezones,
también
me he tropezado                           en tu ombligo                   y,
un poco más abajo,
he vuelto a caer.                            Y
enredado
en tus bragas de encaje
color pistacho
he vuelto a probar esa sensación opiacea de lujuria agridulce.


He jugado con tu cuerpo                                                       y tú con el mío,
ha sido algo breve y fugaz.
No encuentras tu ropa y
yo no voy a dártela.
Tienes un mordisco                                       en el culo
y un tatuaje
en el tobillo.

Llaman a la puerta                                               y sales corriendo
sin toda la ropa                                                    y con poca puesta,
y me quedo sentado,
fumando,
mirando en la alfombra
tus bragas
de encaje
color pistacho.





Escrito en Luxcersen.

La novia del chico ese.

Me gusta la novia del chico ese,
no se como se llama (él) y de
su nombre (ella) no recuerdo
bien su nombre,
pero se que le gusta
la misma música que a mi,
las mismas gominolas, y que es la típica
chica normal, de esas
que ya no quedan.

Cuando ríe la miro, con esos ojos de poeta que ven las sonrisas perfectas.
Se sienta a mi lado, y me pide
fuego
constantemente, su novio habla con los otros y
no presta atención a mi atención intencionada.
La miro con los ojos
con la mente, sin conocerla,

pero se que le gusta
la misma música que a mi y
las mismas gominolas.


Escrito en Nörground.

Burdeles y hoteles baratos.

Ojos marrones, negros,
dilatados                       ojos grandes,
y profundos.      Veo
temblar el universo,
risas                 que
me distraen.

Estoy esperando a que                   en               tu
mundo                           lleguen a
mi época.             Hay más posibilidades.
Me gusta esta sensación
y ese
genuino olor a                pedo propio.

Con ojos de cuervo negro le digo a mi espejo
"nunca más"
mientras miro,                              por el reflejo,
a las putas
postradas de placer en lechos     desgastados
y             a las moscas pegadas a paredes amarillas
                                                                                                   de años de fumadores.
Burdeles y hoteles baratos.


Escrito en Luxcersen.