Bragas de encaje.

He jugado con tu pelo,
he desabrochado,                      con la boca,
tu sujetador
y he hecho cumbre en tus pezones,
también
me he tropezado                           en tu ombligo                   y,
un poco más abajo,
he vuelto a caer.                            Y
enredado
en tus bragas de encaje
color pistacho
he vuelto a probar esa sensación opiacea de lujuria agridulce.


He jugado con tu cuerpo                                                       y tú con el mío,
ha sido algo breve y fugaz.
No encuentras tu ropa y
yo no voy a dártela.
Tienes un mordisco                                       en el culo
y un tatuaje
en el tobillo.

Llaman a la puerta                                               y sales corriendo
sin toda la ropa                                                    y con poca puesta,
y me quedo sentado,
fumando,
mirando en la alfombra
tus bragas
de encaje
color pistacho.





Escrito en Luxcersen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario