Burdeles y hoteles baratos.

Ojos marrones, negros,
dilatados                       ojos grandes,
y profundos.      Veo
temblar el universo,
risas                 que
me distraen.

Estoy esperando a que                   en               tu
mundo                           lleguen a
mi época.             Hay más posibilidades.
Me gusta esta sensación
y ese
genuino olor a                pedo propio.

Con ojos de cuervo negro le digo a mi espejo
"nunca más"
mientras miro,                              por el reflejo,
a las putas
postradas de placer en lechos     desgastados
y             a las moscas pegadas a paredes amarillas
                                                                                                   de años de fumadores.
Burdeles y hoteles baratos.


Escrito en Luxcersen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario