El sexo anal está de moda.

Abro Internet
buscando alguna fantasía sexualmente virtual;
chicas casi irreales, haciendo
                                                              cosas casi imposibles.
Rubias, morenas, pelirrojas, asiáticas, negras,
tatuadas, jóvenes y viejas,
y rasuradas y sin rasurar,                                                                               no hay termino medio,
y un sin fin más de abrumadoras posibilidades.

Busco algo de mi agrado en esta noche
solitaria
en la que me ha vuelto a ocupar aquel oscuro y viejo trabajo manual.

El sexo anal está de moda.

Anuncios
para alargar mi pene,
para concertarme citas con las novias de otros o
para mantenerme erecto el pene pene una vez alargado.
Colegialas, monjas, mecánicas, profesoras, deportistas, modelos, madres…
hay miles de perversiones posibles.

El sexo anal está de moda.

Me decido
por una chica rubia,
caucásica,
de grandes pechos y una flexibilidad alarmantemente excitante.
En el hombre solo me fijo para imaginarme en su lugar.
Y si, me masturbo.

El sexo anal está de moda y
todo se reduce a eso.

Acabo cuando termino,                                        algo más vacío que antes
y                                                                                   algo más satisfecho.
Odio mis noches solitarias,
pero no que el sexo anal esté de moda,



Escrito en Luxcersen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario