Fumar en la terraza.

Fumar en la terraza
                                a principios de diciembre,
                                el suelo esta mojado y la ceniza
se la lleva el viento.
Hace frío
pero el humo calienta mis pulmones,
                               una sensación de tranquilidad me evade                                    y me aísla,
                                                                             el humo blanco también se lo lleva el viento.
El suelo esta mojado
y mi cuerpo                                    ahora también.

Tranquilidad absoluta.
Luz de farola y coches
que dejan sus sonidos al pasar, y son tapados por
el tren que llega                             tarde                    como de costumbre                       a ningún lado.
A mí nadie me espera
y por eso estoy aquí                                     solo.
Mis pulmones están calientes y tengo la boca seca,
                                                                           las palabras también se las lleva el viento.
Y grabo esto en la vieja grabadora de cassette.

y miro el cielo despejado                                               con los ojos llenos de lágrimas
no sé si del humo blanco                                                                           o de soledad.
                                                                          el viento también se lleva mi alma
y me quedo vacío
con los pulmones calientes
y el cuerpo mojado
y los ojos llenos de lágrimas.
                                                                                        Es hora de entrar en casa


                                                          y despertar.

Escrito en Koiræ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario