Futura descomposición.

Violines,
                                                     y una gorda cantando raro,
eso quiero que suene si algún día
me entierran;
si no el arrullo de las olas
de un mar que me acogerá
en forma de ceniza
compuesta de
vida muerta,
madera y
un traje estúpido
corto de mangas.

Tampoco vengáis muchos
parecería hipócrita y
soez,
sería de mal gusto
por vuestra parte
asegurar mi muerte con
un pésame fingido
a quien esté llorando(me)
con algo de sentimiento.

Escrito en Koiræ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario