"Música de la de nuestras madres"

... y de repente se olvidó de mí,
como si un ángel se hubiera llevado su mirada;
se alejó con su vista fija en el horizonte...                                 bueno...
no se acercó siquiera a saludar...
y de tanto mirarte me enamoré de otra que siendo tú dejaste de serlo...

Nubes naranjas sobre azul cielo azul,
música para bailar abrazando el aire frío e inhumano,
ojos verdes                                                                             (¿de quién?, mi imaginación, supongo),
luces descoloridas y árboles de fondo,
música de la de nuestras madres                                                                 (antigua, seré respetuoso),
fantasmas del pasado cercano con sonrisas hipnóticamente confusas.
Pero no los veo, tampoco quiero,
pero estoy enfadado,                                                                           aunque sonría,
pero me siento solo,                                                                            aunque esté rodeado de personas...

Has dejado de ser la chica que me pisaba en los conciertos.

Buscarme la vida para sobrevivir a tus caprichos de inmadura adolescencia mal llevada,
buscar compañía solitaria para saltar
rodeado de eufóricos
y efervescentes desconocidos entre música y
humo de porros ajenamente familiares.

Volver por volver a casa,
esta vez me traen,                                                                         no estoy para volver solo,
no me gusta volver a estar solo...
Me pitan los oídos por el volumen de la música.

Escrito en Zainit-Aak.

No hay comentarios:

Publicar un comentario