No tiene solución.

Suena música y
voces en mi cabeza,
hacen un concurso de volumen,
nadie quiere perder,
grito yo
                                                 también,
y pierdo
                                                 con mi mal perder,
rompo folios, subo
la música, suben las voces
al segundo,
siguen sin dar su brazo a torcer,
y vuelvo a
perder
                                                con mi mal perder.

Lloro, solo, como siempre,
y escribo esto que
jamás será leído, o,
al menos, reconocido;
mi forma de vida no remunerada,
ni solicitada,
ni agradecida,
ni consentida,
mi forma de vida
anónima y muerta
en silencio                                                como siempre.

Apago la música,                                                                                                                        -es tarde-
las voces empiezan ahora a cantar,
me tumbo en el sofá nuevo,
no tengo fuerza para subir a la cama,
además
creo que
ya está ocupada...

[...] estoy perdiendo mi vida,
                                                               con mi mal perder.
Algo estalla dentro,
mi cabeza cae
y el cuerpo la sigue;
he perdido el conocimiento,

                                                            con mi mal perder.

Escrito en Koiræ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario