Una flor azul para mis amigos.

Relájate, todo está en calma sobre esta superficie inconsciente,
mis brazos siguen donde han estado siempre,
tras de ti,
para poder sujetarte.
Ya no hay ningún ritual para besarte.

Una flor azul para mis amigos,
sauces en llamas,
piras de libros antiguos,
criaturas de la noche,
un resurgir del sentimiento arcano,
luces entre nubes,
naturaleza muerta en un jarrón de barro.

Tus ojos y tu boca,
tu cara, tu pelo,
tu olor y tu voz,
tus manos y tus piernas,
tus curvas, tu cuerpo
tu todo y mi nada,
la razón de mi vida está delante de tu espejo.

Escrito en Koiræ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario