Unas cuantas gominolas.

[...] cuando te intentas levantar es lo peor,
tu cabeza va varios centímetros por detrás de tu cuerpo,
y una especie de mano invisible                                                    te empuja
y otra                                                                                              te levanta,
como una especie de pulso al equilibrio,
                                                                                                                               y vuelves a caer.
[...]
Hoy no hay humo blanco,
solo unas cuantas gominolas para niños
                                                                 grandes melancólicos de diversión.

Estoy lejos de casa,                                          en silencio y a oscuras,
sin apoyarme en las paredes y con los ojos abiertos             [...]               es como si miles de seres
diminutos de planos diferentes que no puedo ver
me empujaran en medio de una oscuridad tan densa                                         que no puedo verme;
me siento cansado y mareado,
floto,
los seres me envuelven como un manto pesado,                            como una camisa de fuerza invisible.
                                                                             [...]
Y sentado en la casa de los mil grados
veo sombras con sonido,
explosión de luz,                                 una cárcel,
soledad,                                               todo se acerca y
                                                            se aleja rápido


Escrito en Nörground.

No hay comentarios:

Publicar un comentario