Gracias por nada.

No se que es peor,
si tener el estomago vacío o
saber que no puedo llenarlo.
Algo de fiebre y
cierto malestar general sumado a
un aburrimiento mortal
que me abruma y
enfada,
hace que no tenga ganas
de nada
salvo de ti,
pero hoy tú
no estás para mí...

El volumen de la tele al tres,
la misma canción
toda la tarde,
el ordenador
con la misma página abierta
todo el día
y
el teléfono esperando a que tú
te dignes a hablarme,
pero estás
muy ocupada
cambiando sin darte cuenta.

Me despido de ti
como última llamada de
a
t
e
n
c
i
ó
n
,pero te da igual, por lo que veo,
y me enfado.
Y supongo que tampoco duerma,
y no creo que diga nada si no lo lees,
y no se,
estoy malo
supongo que será eso,
aunque no lo creo.

Supongo que
gracias por nada,
y de nada -por nada-,
también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario