Reflexión sobre mi pensamiento actual de la vida.

El único exceso de la noche
fue
salir en exceso.

Vivo de recuerdos muertos
pensamientos antiguos,
celebraciones de
lo que fuimos,
felices, un tiempo, al menos.
Vivo de                                                                         -como todos-
recuerdos breves
que dan la vida
y que la quitan,
muerte
y recuerdos
muertos
y medicinas sin prospecto
y ese sentimiento Yonki de
querer encajar en
algún sitio.

Soledad y amor
a uno mismo,
poco más queda
aparte de
más soledad                                                                -por supuesto-,
y odio,
a uno mismo                                                                  -también-,
por cambiar.

Pero aún hay brillo,
nostálgico,
en mis ojos;
será de algún recuerdo que
aún no he
vivido.

Escrito en Zainit-Aak.

No hay comentarios:

Publicar un comentario