Te has vuelto fría.

Y al mirar al suelo soy capaz de distinguir mis lágrimas en la ducha,
con las que resbalo y me aclaro
después de discutir bajo la lluvia
y bajo tu mirada.

Un invierno que me duró tres días.
Un espejo que empañó tu rostro.
Una voz que sonó demasiado alto.

El gato me maúlla al salir,
estoy mojado y no quiere que le toque,
como tú,
aún sin estar mojada.
La puerta sonó a portazo
y a tacones la escalera.


Y cuando mire al espejo y sea capaz de no ver a nadie
seré entonces capaz de estar solo
y no te necesitaré.
Pero me gusta dormir solo,
a tu lado,
y en esta última mañana de Diciembre
te has vuelto fría
fría
fría
fría
congelada.

Escrito en Zainit-Aak.

2 comentarios:

  1. Maravilloso. Excelente blog. Me encanta lo que haces con las sílabas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias
      En cuanto pueda te devuelvo la vista y el comentario ;D

      Eliminar