Voz de reggae.

Busqué la inspiración en tus piernas
largas y tu voz de reggae,
me coloqué mientras escribía en tu piel
letras de humo
blanco.

Sonaba algo de roots en aquella habitación
llena de color y vibraciones,
el cenicero estaba lleno y el grinder vacío.
Tú cantabas en francés,
yo escribía mi propio idioma en papel de fumar del barato,
mi armónica, tu micro, mi guitarra y
tus bragas descansaban en la butaca.
Te mecías suavemente levantando los brazos,
moviendo el aire
y el humo,
esparciendo tu perfume                                  y tu sonrisa.

Sombras de leones de colores simples de espíritu.
Me paso la mano por el pelo,
parpadeo lentamente,
tengo la boca seca                                            de tus besos,
y los pulmones cansados                                   de tus excesos.
Nos reímos al mirarnos.
Bailamos con los ojos cerrados,
fumo yerba entre tus piernas,
y tú, 
y tu perfume,
y mis caramelos con sabor a clítoris.


Y con un cigarro en la mano
y la otra sujetándome el pecho
bailo,                                                              tan mal como siempre,
hasta que las luces
se apaguen
y tú
te marches.

Escrito en Nörground.

No hay comentarios:

Publicar un comentario