Cuentos de cuna y mitos sexuales.

Delirios rubios de ojos color caoba que ahora entretienen mi mente con un incesante cosquilleo
frío.
Libido constante e insaciable que ha despertado mis más oscuros pensamientos.
Gotas de lluvia
y de sudor
cada vez que se cruza tu recuerdo con mis ganas de recordar.

Mojarse por dentro en una ducha aun no dada,
secarse al sol, escaso, sin los cálidos rayos de mediados de octubre.
Tumbados en la alfombra,
en la cama,
en cualquier superficie que se funda en el horizonte
y confunda nuestros cuerpos dispuestos a destruirse
buscando placer.

Cuentos de cuna y mitos sexuales,
fiestas de noche en baños de plata en vena.
Aguijón dulce rozando el interior de tus caderas,
movimientos suaves agitándose
acompasando una respiración creciente.
Brota la espuma
que muere en tus labios de carmín corrido,
siempre es lo mismo de diferente forma,
siempre es lo único
y es algo que ya importa.

El origen de lo prohibido en tu piel,
regresión a la naturaleza,
bestias animales semiconscientes de lo que hacen.
Silenciosa complicidad de cama,
repetir, imitándonos, un gesto lascivo y corrupto.
Repetir y actuar, siempre actuar.

"Caperucita ya no duerme sola,
tampoco creo que duerma,
se ha acostado en la boca del lobo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario