Noches frías, nítidas y oscuras.

Me siento solo y pequeño
tiro del delantal de mi madre mientras friega los platos,
quiero que me haga caso
pero no tiene rostro
y me asusto.

Fuego de colores y miles de estrellas,
mi techo es de plástico y de colillas
aún por apagar.

No quiero ir a clase,
siempre estoy solo.
Colegialas demasiado mayores para seguir en el colegio.
Se me pone dura
al recordar.
Despierto entre sudores y gritos,
los vecinos han vuelto a llamar a la poli.

Hadas rojas en mis pastillas,
dragones verdes en mis cigarros.
gigantes de hielo en mi vaso de whisky,
piernas largas, interminables, de mujer,
sigo solo,
con las medias negras de la que quiera repetir.

Noches nítidas, frías y oscuras.
Despierto asustado
en mi casa
y abrazo a mi madre,
pero no es mi casa,
ni es mi madre.

Y no soy pequeño,
y la miro,                      (¿Quién es?)
suspiro
y me agarro a sus pechos.

Escrito en Nörground.

No hay comentarios:

Publicar un comentario