Putos domingos.

Los domingos matan
más que las balas,
más que los lunes, y
por supuesto,
más que nosotros mismos.

... y pasa el día,
a oscuras tumbado en la
cama,
y sin mimos, sin
tus mimos,
para ser más exacto,
y con esta resaca que
durará
toda la semana
me dejo morir inerte
en algún rincón de mi casa
sin nada que hacer
porque
es domingo,
sin
nada que querer hacer
porque
sigue siendo domingo
y los domingos
-como ya he dicho-
matan.
Matan más que cualquier
otro día,
no se por qué,
nadie lo sabe,
pero matan.

Escrito en Zainit-Aak.

No hay comentarios:

Publicar un comentario