Sin sorpresas.

                                                  He pensado en dejar de escribir
                                                  un tiempo
                                                  al menos
                                                  y volver
                                                  a
                                                  sonreír
                                                  un tiempo
                                                  al menos.

                                                  He pensado en dejarlo,
                                                  tú
                                                  no te has negado
                                                  y yo
                                                  estoy ya cansado.

                                                  He pensado en dejar de escribir
                                                  y terminar
                                                  sin sorpresas.
                                                  Como Radiohead.

Vete.

Vete cuando acabe la canción
ahora
soy el demonio que habita debajo de mi cama,
ahora
ya se quien es aquella sombra nocturna de mi habitación.

Vete
y duerme fuera,
haz todo eso que no haría yo.
Follar con medias negras.

No te sientas obligada
he conocido a la chica de mis sueños
y quiero dormir
sin ti
por fin.

Vete,
cuando acabe la canción vete.



Y se marchó
como se marcha el invierno,
como se marcha el calor de chimenea,
como se marcha el recuerdo de húmedo beso.


Y me quedé allí esperando
como se espera al fin del mundo,
como se espera a tu ausencia,
como se espera a tu no-regreso.


Escrito en Zainit-Aak.

Raíces, lunares y luces.

Raíces de arboles enredan mi cuerpo y lo consumen por dentro,
deshacen mi organismo y mi mente,
estoy condicionado por mí y su sensualidad.

Hablo con las serpientes de tinta que se deslizan por mi piel de papel,
me cuentan verdades a medias sobre la vida.
No entiendo sus palabras,
tampoco quiero hacerlo.
¡Qué pérdida de tiempo el prestar atención!

Lunares estelares y metáforas poco utilizadas,
campos dorados de arena líquida,
huesos blancos,
ojos arco iris y una sonrisa tonta
frente al espejo
nunca son suficiente.

Medio millón de palabras hasta ahora y
un sorbete de limón entre sus piernas.
Pronto estaré rodeado de luces y ondas microondas,
espero que sus brazos me rodeen,
pronto dejaré de ser yo mismo,
pronto volveré a serlo.

Escrito en Koiræ.

Versos libres.

Y al final resultó que mis letras no tenían cabida en Bohemia.
Muchas luces y mucha palabrería absurda
pero a la hora de la verdad
muero solo y escondido entre cristales
sin nada que hacer o sin nada que querer
hacer.

Nihilismo poético
por llamarlo de alguna forma,
estancia prolongada en mi particular teatro en llamas.

Suena el piano de mi mente
enmascarado por la historia
sin contar
que alguien jamás inventó por o para mí.
Butacas vacías,                                                             ¿Y qué más da?
Preludio a la masturbación,
huevos a la escocesa,
sinfonía de gaita y faldas
                                                                                     de colegiala.



Parafraseo para frasantes y farsantes de mi locura espontanea.
Pasión de cría-cuervos y demás aves negras
que me dejarán caer y volver de resaca a casa disparando un revolver con la munición ya gastada.
Y alzar la frente
empapado por el mismo líquido que moja tus bragas de niña mala.
Interludio al sexo.


Tostadas de mermelada de mango y café para desayunar.
Naves espaciales dentro de cuadernos de soñadores eclécticos,
pájaros negros con plumas rojas,
lágrimas y renacuajos dentro de mi

vaso.
Postludio onírico en el que eyaculo dentro.

Sonajeros de hielo para recordar mientras bebo.
Beber para recordar que quería recordar,
                                                                                             no eran tiempos mejores porque nunca los hubo.
Recordar el placer ficticio de esnifar un gramo de algo,
cianuro,                                                por ejemplo...

                                                                                                                 Ya da igual quien o que
                                                                                                                  me haga caso.

Versos libres de significado y significante
con la única lógica que tú le pongas cuando lo leas

si es que lo haces...

El último mono.

Y el ultimo mono por fin llegó.
Con su traje y su sombrero
y su monóculo sin cristal.
Llegó como llega siempre
y como siempre llegó.
Y pidió tu mano
y tu tiempo                                  ,un poco solo,
y le dijiste que no.

Era el último mono
y debía esperar.                            O al menos eso decías.

Y de esperar espera uno no tener que esperar más,
y siendo el último siempre
empezó a desesperar.

El último mono sabia
que sería el último todos los días.
Y sin entender el motivo de esta sin razón
cogió su propia mierda
y te la tiró.

Y el último mono se fue el primero
cansado de ser siempre el último
y no volvió.

Escrito en Zainit-Aak.

Alas de hormigón.

Intenté volar,
esta vez lo intenté de verdad,
tenía un casco nuevo y las alas reparadas.

Intenté volar.
Salté!
Desplegué mis plumíferas alas                                   y

no me moví del suelo.

Su brazo manchado de recuerdos carceleros me agarraba
fuertemente,
y sus ojos de lágrima viva
me miraban hablándome de todo eso
que no quería oír.

Intenté volar,
de nuevo,
no me moví del suelo.
Y vi a los pájaros demasiado altos como para ver que eran pájaros,
motas oscuras rasgando el cielo.
Y quise ser como ellos
y dejar de recordarte.


Finalmente me senté,
mis alas se fundían con el hormigón,
un manto gris cubría mi cálida piel.
Y me quedé sentado,
atrapado,
sin poder moverme.
Frente a sus ojos de lágrima
viva.

Escrito en Nüoshöm-Wull.

Hermoso y muerto.

Olvidé tomar de nuevo mis estúpidas pastillas contra la estupidez
y desperté abrazado a una piña,
no era mi media naranja
pero al menos tenía desayuno.

Viviré solo
pero al menos la puerta del baño podrá quedar abierta,
y sentado en el espejo vi mi propio reflejo en el agua del retrete:
todo marrón chocolate,
como todo el hachís que fumo,
como todo por lo que me hundo,
como todo en esta mierda de mundo.


Estaba eructando en alto,
era mi particular canción protesta,
había madurado
lo suficiente como para no tener que hacer uso de dicha madurez.
Y seguía solo,
no estaba bien,
tampoco mal,
simplemente estaba ordenando mi vida tirándolo todo por el suelo.

Eran días para no recordar,
posiblemente nadie intentara hacerlo pero tampoco me importaba.
Quemé todas mis viejas hojas de papel tintado,
el humo me recordó al tabaco y a la magia de humo blanco.
Pero la magia no existe porque son los padres,
así que me pillaron fumando en casa.


Podría perder el juicio,
los mejores abogados y loqueros se disputaban mi caso,
y el caso era que el único juez imparcial que había en la sala debía estar borrando sus huellas nasales
de mi tarjeta de crédito.
Nadie supo condenarme y tuve que marcharme con las manos en los bolsillos
y la misma cara trasnochada de siempre.

Al salir
una mujer con los ojos vendados me regaló un beso y un traje,
ahora puedo dormir tranquilo sabiendo que amaneceré
hermoso y muerto.

Escrito en Koiræ.