El último mono.

Y el ultimo mono por fin llegó.
Con su traje y su sombrero
y su monóculo sin cristal.
Llegó como llega siempre
y como siempre llegó.
Y pidió tu mano
y tu tiempo                                  ,un poco solo,
y le dijiste que no.

Era el último mono
y debía esperar.                            O al menos eso decías.

Y de esperar espera uno no tener que esperar más,
y siendo el último siempre
empezó a desesperar.

El último mono sabia
que sería el último todos los días.
Y sin entender el motivo de esta sin razón
cogió su propia mierda
y te la tiró.

Y el último mono se fue el primero
cansado de ser siempre el último
y no volvió.

Escrito en Zainit-Aak.

No hay comentarios:

Publicar un comentario