Raíces, lunares y luces.

Raíces de arboles enredan mi cuerpo y lo consumen por dentro,
deshacen mi organismo y mi mente,
estoy condicionado por mí y su sensualidad.

Hablo con las serpientes de tinta que se deslizan por mi piel de papel,
me cuentan verdades a medias sobre la vida.
No entiendo sus palabras,
tampoco quiero hacerlo.
¡Qué pérdida de tiempo el prestar atención!

Lunares estelares y metáforas poco utilizadas,
campos dorados de arena líquida,
huesos blancos,
ojos arco iris y una sonrisa tonta
frente al espejo
nunca son suficiente.

Medio millón de palabras hasta ahora y
un sorbete de limón entre sus piernas.
Pronto estaré rodeado de luces y ondas microondas,
espero que sus brazos me rodeen,
pronto dejaré de ser yo mismo,
pronto volveré a serlo.

Escrito en Koiræ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario