Miseria mental.

Puntos camicaces de luz
que explotan                       (confusos)
en mis pupilas.

Puedes traerlo todo
y colorear
el cielo con los ojos,
diseñar las nubes,
crear
remolinos de viento
y perderte.

Todos
moriremos
dentro de los huevos.
Un nuevo amanecer.
Siento mi sangre
vibrar
dentro de mí.

Ojalá te pierdas.
Ojalá
te
pierdas.

Todos
explotaremos
entre una violencia
violeta
y perfecta.

Soy lo que era
antes de ser
yo mismo.
Caos.

Ojalá te pierdas.
Ojalá
me
pierdas.

Composición espontanea mientras cocinaba.

Y el ahora desconocedor
se sí
mismo
yace muerto,
cautivo,
en la desnuda roca
y morirá cuando
muera,
sin saber siquiera
por qué muere,
y sin saber si la poesía mata,

o mata más
que no la leas.

Ahora que ya no estás.

Ahora
que ya no estás
he vuelto a disfrutar
de los pequeños placeres
de la vida.
De todas aquellas cosas que te molestaban
tanto.

He vuelto a fumar
desnudo
en la terraza,
a mear sin agarrármela
en la ducha,
a gritar en el tejado cuando no puedo
más.
He vuelto a cagar
con la puerta abierta
mientras sonaba música atronadora,
he vuelto a vivir,
si,
a vivir.
Tocar mi armónica
aún sin saber hacerlo,
masturbarme
a la hora que me apetezca
y
dormir
en parques la hora de la siesta,
he vuelto a llenar de cactus
la terraza
y el gato al que daba de comer
ha vuelto.
Y sobre todo
he vuelto a disfrutar de ese genuino
olor a pedo propio
sin sentirme culpable.

Ahora
que ya no estás
lloro el doble,
pero he vuelto a disfrutar
de los pequeños placeres
de la vida.

Pensamiento lateral paralelo.

Hacíamos todas aquellas cosas de película
como si estuviéramos enamorados,
como si la vida fuera gratis,
                       pero yo,                                 yo me sentía solo
y vacío.
Tan vacío que me dolía
llorar
sin lágrimas,
escondido.

Solo quería algo perfecto,
y no me daba cuenta,
era yo
el que lo estropeaba
todo
buscando perfección
donde ya existía.

Me sentía solo
y cansado,
no quería continuar, tampoco
sabía hacerlo.
En parte, me gustaba
sentirme así

Melancolía
de la melancolía,
y hojas
de yerba en vasos de whisky.

Hay algo
en mí
que no quiere
mejorar.