En aquella gasolinera.

Soñé que estábamos en aquella gasolinera
en la que nunca antes
habíamos estado.

Intentaba besarte
y tú,
a medias,
te dejabas.
Estabas preciosa,
como siempre,
recuerdo el olor de tu pelo
mezclado
con el de la gasolina,
recuerdo tus labios
rojos,
y tus ojos
de verde locura primaveral.
Recuerdo que te movías
como una hoja
llevada por el viento
mientras yo
sostenía la manguera
del autoservicio
y sonreía.

Pagué
estaba a euro el litro
por eso se que estaba soñando

Me esperabas fuera, apoyada
en la puerta
del coche,
poniéndome caras y muecas

con tu vestido blanco
corto
y el pelo suelto cayendo
por tus suaves hombros.

Te besé.

Nos montamos en el coche
y sin mirar atrás nos fuimos
de aquella gasolinera,
lo hicimos como siempre lo habíamos hecho
lo hicimos
por primera vez
porque nunca antes estuvimos allí

juntos.

1 comentario: