Me mira, sin mirarme.

Salgo del portal
con el teléfono en la mano
escribiendo alguna tontería.
Escucho alguien detrás mío,
es esa niña,
es "la hija de la vecina".
Me mira
sin mirarme
como siempre.

Abro la puerta de la urbanización, se la sujeto,
me mira,
sonrío, embelesado, me siento estúpido.
Pasa por delante mío, la miro el culo
siento un escalofrío,
me mira,
me ha pillado
sonríe
sin mirarme
como siempre.

Quiero hablarla
pero estoy mudo,
camino, no se muy bien hacia donde,
ella camina a mi lado
escribo tonterías en el teléfono
veo que las mira de reojo.

Seguimos andando sin rumbo un buen rato,
yo,
mirándola de reojo,
temblando.
me coge la mano, me quedo quieto,
me sonríe,
sin mirarme,
acerca sus labios a los míos,
da media vuelta y echa a correr
y salgo corriendo detrás de ella
tan rápido
que mis pies se enredan en la sábana
y caigo de la cama.

Despierto por el golpe
me quedo sentado con la cabeza dándome vueltas
a oscuras
con una estúpida sonrisa en la cara
y una felicidad tan tonta
como las cosas que escribía en el teléfono.

1 comentario: