Carlota.

Será que Carlota es otra y tú
me has mentido.
Y que en tu coche
sin llaves está la naranja que robé para ti.

Será que estoy loco
y que echo de menos el tiempo
que imaginé a tu lado.

Y entre montañas blancas
nos deslizamos
agarrados, a veces,
como pequeñas plumas multicolor.

Me das la mano y te miro
todo es idílico y confuso.
Me faltan días y me sobran vidas
para querer
estar a tu lado.

Escribo y describo todo lo que nunca podré hacer
si no vuelvo a verte.

Y espero a que vengas para guardar
en mi retina
una última imagen de ti.
Despedida infinita fundida en un solo ser abrazado
que respira
y late sincronizado
con miedo a separarse.


Será que Carlota es otra

y a ti no te quiero dejar marchar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario