A trozos.

[...]
me enredo con el cable de los auriculares,
[...]
[...] me atrapa,
es una de mis enfermedades preferidas,
lo único que de verdad me evade
[...]
ni alcohol, ni besos.
[...]
solo ruido
en mis oídos,
son [...]
acordes mal entonados,
[...] escapan al
sonido blanco de la radio.
Todo da igual si mi cabeza está ocupada.

[...]
letras por todos lados,
muchas mal escritas y otras en idiomas desconocidos.
Hablar de tetas,
de caca,
de sexo en solitario,
[...]
de recuerdos no vividos y de miedos,
de miedos grandes y pequeños,
de algunos
[...]
y esos aun inexistentes y que espero no existan
nunca
[...].

No quiero pensar,
no mucho,
no
[...]
puedo, no debo
[...].


Esperar a
[...]
y seguir andando como si
[...]
y empezar a temer por
[...]
no hay nada que explicar
[...]
entre versos perdidos y sueños de baba de niño pequeño asustado.
[...]
vibraciones y suspiros con la piel de gallina que
[...]
[...]
estamos sentados con los ojos cosidos
[...]
no saber como salir de ningún lado,
sentado mirando fotos de tu pelo largo
[...]
finalmente tú
[...] quiero
[...]
perder la dignidad
[...]
y las palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario